Valoración del libro
5

Género: Narrativa histórica
Serie: Cuarto libro de la serie del Capitán Alatriste
Publicado en: 2000
Sinopsis: Sevilla, 1626. A su regreso de Flandes, donde han participado en el asedio y rendición de Breda, el capitán Alatriste y el joven mochilero Íñigo Balboa reciben el encargo de reclutar a un pintoresco grupo de bravos espadachines para una peligrosa misión, relacionada con el contrabando del oro que los galeones españoles traen de las Indias. Los bajos fondos de la turbulenta ciudad andaluza, el corral de los Naranjos, la cárcel real, las tabernas de Triana, los arenales del Guadalquivir, son los escenarios de esta nueva aventura, donde los protagonistas reencontrarán traiciones, lances y estocadas, en compañía de viejos amigos y de viejos enemigos.

Opinión:
Si el tercer libro de la serie, «El sol de Breda» me pareció el mejor de los publicados hasta 2012, «El oro del rey» me parece el peor de todos ellos.
Si habéis visto la película Alatriste, tal vez recordéis la escena en la que Diego Alatriste recibe el encargo de asaltar un barco dedicado al contrabando de oro; probablemente no se dedique al tema más de un cuarto de hora si juntamos las escenas del encargo, los preparativos y el asalto. Doscientas sesenta y siete páginas reducidas a quince minutos de película; pero es que no hay más, y como decía mi abuela: «de donde no hay no se puede sacar».

Teniendo presente que solo se trata de mi opinión personal, con «El oro del rey» se inicia el declive de la serie del Capitán Alatriste. Ninguno de los libros que siguen a «El sol de Breda» se acerca a su nivel, pero el problema es que tampoco alcanza el nivel de «Limpieza de sangre», libro que si recordáis la reseña que hice calificaba como «de relleno» (siendo justos, «Corsarios de Levante» probablemente sí que lo haga).

La nota original de este libro reside en que la acción se traslada de Madrid a Sevilla, pero el cambio de escenario no impide que nos encontremos una y otra vez con una incómoda sensación de déjà vu; cambia el lugar pero seguimos viendo las mismas tabernas, escuchando las mismas conversaciones y presenciando las mismas acciones. Poco a poco las aventuras de Diego Alatriste y Tenorio se van pareciendo cada vez más a las del Guerrero del Antifaz, situaciones sin mucho sentido de las que nuestro protagonista sale victorioso gracias a su habilidad con la espada, a su astucia y a su disciplina militar.

Poco más se puede decir de este libro ya que poco más cuenta; el estilo de Arturo Pérez-Reverte sigue siendo el mismo, lo cual nos garantiza que el libro nos enganchará desde las primeras páginas, pero poco más; las situaciones se repiten y los personajes se convierten casi en estereotipos de si mismos.

Valoración: Pobre. Dos estrellas.

Más libros de la serie:

3 Comentarios hasta ahora.

  1. Hola! he pasado por aquí y me ha gustado tu blog asi que te sigo desde ya.
    Pásate por el mio tu y tu blog quedáis oficialmente invitados XD

    Besotes!!

  2. Me alegro de que te guste; el tuyo tampoco está nada mal.

    Un saludo y nos leemos.

  3. Anónimo says:

    hola! buen blog amigo.

Leave a Reply