Valoración del libro
5

Autor:  James Dashner
Género: Ciencia ficción; juvenil
Serie: Primer libro de la trilogía Correr o morir
Publicado en: 2010
Título original: The Maze Runner
Sinopsis: MEMORIZA, CORRE, SOBREVIVE.
«Bienvenido al bosque. Verás que una vez a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora, nos llegan víveres. Una vez al mes, siempre el mismo día y a la misma hora, aparece un nuevo chico como tú. Siempre un chico. Como ves, este lugar está cercado por muros de piedra... Has de saber que estos muros se abren por la mañana y se cierran por la noche, siempre a la hora exacta. Al otro lado se encuentra el laberinto. De noche, las puertas se cierran... y, si quieres sobrevivir, no debes estar allí para entonces».
Todo sigue un orden… y, sin embargo, al día siguiente suena una alarma. Significa que ha llegado alguien más. Para asombro de todos, es una chica. Su llegada vendrá acompañada de un mensaje que cambiará las reglas del juego.
¿Y si un día abrieras los ojos y te vieses en un lugar desconocido sin saber nada más que tu nombre?
Cuando Thomas despierta, se encuentra en una especie de ascensor. No recuerda qué edad tiene, quién es ni cómo es su rostro. Sólo su nombre.
De pronto, el ascensor da un zarandeo y se detiene. Las puertas se abren y una multitud de rostros le recibe. «Bienvenido al Claro —dice uno de los adolescentes—. Aquí es donde vivimos. Esta es nuestra casa. Fuera está el laberinto. Yo soy Alby; él, Newt. Y tú eres el primero desde que mataron a Nick».

Opinión:
Empecé a leer el libro porque me gustó la portada (y porque leí muy buenas críticas en internet).
Al poco de empezar me encuentro con un grupo de adolescentes en medio de un entorno extraño, por no llamarlo hostil, que han creado su propia sociedad, con sus normas y jerarquías. En este momento de la lectura algo me hizo pensar que James Dashner había leído "El señor de las moscas".
A las pocas páginas te encuentras con el laberinto, una especie de maquinaria cambiante llena de criaturas peligrosas. Aquí fue cuando me dije: "Este tío ha visto Cube" (por cierto, si no la habéis visto os la recomiendo).
Unas pocas páginas más y se confirma algo que había estado sospechando desde el principio; ya no hay más parecidos ni con "El señor de las moscas" ni con "Cube".

El libro no es bueno, ni siquiera regular, el libro es malo. La historia mantiene la emoción durante poco más de 50 páginas. Los personajes no son mas que estereotipos; está el chico, el amigo tierno y necesitado de protección del chico, el malo, el duro, el duro pero con buen corazón, el listo, el cachas y no podía faltar la chica guapa y misteriosa. Pensé lo mismo que cuando empiezas a leer un libro de fantasía heroica y te encuentras con que el grupo protagonista está formado por un caballero, un bárbaro, un ladrón, un mago y un sanador; enseguida me digo "mal vamos".
Por si no fuese poco, los personajes son completamente planos. Eso no es malo en si mismo, se han escrito grandes libros con personajes planos, el problema está en que pretende haber hecho un análisis de la personalidad de los personajes. Eso solo puede describirse de una forma: quiero y no puedo


En todo libro el autor tiene que dar a conocer a los personajes, para que el lector pueda identificarse, en mayor o menor medida, con ellos; en esto reside gran parte de la grandeza de un libro. El autor puede limitarse a describir cómo actúa el personaje, para que el lector deduzca su personalidad y sus motivaciones. A este tipo de personajes yo los califico como planos. Es un recurso muy complicado de llevar a cabo, pero si sale bien el resultado es magnífico.
También puede el autor mostrarnos cómo piensan los personajes, de modo que el lector no se lleve a engaños. Esta suele ser la metodología más habitual, pero no muchos la saben desarrollar tan bien que no se les cuele alguna incongruencia de comportamiento.
En un peldaño superior estarían aquellos libros en los que el autor consigue presentar tan bien a los personajes que el lector no solo sabe cómo actúan y como piensan, sino que hasta llega a intuir cómo sienten realmente.

Tras unas cuantas situaciones arriesgadas se llega al final. He de decir que el final no decepciona, porque se encuentra en la misma línea del resto del libro (flojo).

Después de cerrar el libro se me plantearon un par de preguntas.
Primera: ¿Son realmente necesarias dos novelas más?. Por lo visto los editores opinan que sí.
Segunda: ¿De dónde han salido esas críticas magníficas que había leído?. Tras volver a buscarlas y leerlas, me doy cuenta que provienen o de reseñas de tiendas de libros por internet, que se limitan a repetir la crítica elogiosa que siempre hacen las editoriales ("El nuevo Edgar Allan Poe", "Desde Dostoyevski no había aparecido un escritor igual" y chorradas similares) o de blogs de quinceañeras y veinteañeras (cada vez la adolescencia termina más tarde) enamoradas del protagonista, que no esperan otar cosa que su salida del laberinto para secuestrarlo y llevárselo a su casa.

Valoración: El libro es flojo, bastante malo para ser sinceros, pero al menos no es rematadamente malo, ni hay que hacer un sacrificio sobrehumano para terminarlo, así que creo que dos estrellas están bien.

Libros de la serie:

Las pruebas
La cura mortal


Un comentario hasta ahora.

  1. Gracias a Dios que alguien ha hecho una crítica con algo de sentido. Después de leer la trilogía, puedo decir que "El corredor del laberinto" ha pasado a mi rincón de libros totalmente olvidables. Me llamó la atención el concepto del libro: "unos jóvenes encerrados sin saber nada de sí mismos, wow!". Sin embargo, del libro solo merece la pena la sinopsis: la idea pierde gas en el primer minuto, la trama se hace anodina y el autor ni siquiera escribe bien. Mención aparte a las palabras "made in Claro", que me dejaron la horrible sensación de que se trató de la genial idea de inventar eufemismos para los tacos, no vaya a ser que los padres de los lectores se escandalicen porque sus hijos han leido la palabra "joder".

    En fin, un despropósito

    PD: genial crítica.

Leave a Reply